La burrata: el queso fresco italiano que ha conquistado el mundo

Aunque la mozzarella es más conocido y de más tradición (ya que surgió allá por el siglo XII), el queso fresco italiano que ha invadido recientemente ensaladas y platos en todas las cocinas del mundo es la burrata.

¿Qué es la burrata y por qué se llama así?

La burrata es un queso de pasta hilada, también llamado queso de vaca de hebra, por su elaboración, que comentaremos brevemente más adelante. Es un queso de poca maduración y destaca por su brillo y su color blanco. Es de textura suave parecida a la mantequilla, cremoso y muy sabroso. Sus propiedades están amparadas por una Indicación Geográfica Protegida llamada Burrata de Andria, donde se siguen respetando su elaboración y su historia desde su invención. La burrata con IGP se hace a partir de leche de vaca.

Saquito de burrata adornado con hoja de albahaca

Es esa textura mantecosa la que le da su nombre, ya que en italiano «burro» significa mantequilla. Es su principal diferencia con la la mozzarella, además de su sabor más intenso. Nótese que es falso que este queso contenga mantequilla ni se use en su elaboración.

El nacimiento de la burrata, un accidente convertido en oportunidad

Este queso fresco nació en la zona de Apulia, al sur de Italia, en los años 50. Un granjero llamado Lorenzo Bianchini  que trabajaba en una granja donde típicamente se fabricaba queso, se encontró con un gran problema: las fuertes nevadas le hacían imposible transportar los lácteos, ya que no contaba con que las carreteras quedarían cortadas por la nieve. Usando cuajo, leche fresca y los restos de la elaboración de la mozzarella nació la burrata; una manera de aprovechar la materia prima en un lugar pobre por aquella época.

La elaboración de la burrata

La burrata se presenta envuelta en un saquito de queso muy fino, con un interior de nata y trazas de mozzarella llamadas straciatella – no confundir con el helado, no tiene nada que ver.

Se prepara siempre a mano, pues es imposible conseguir la textura deseada usando maquinaria. La selección de la materia prima, lo que influye (por ejemplo) en la distancia del punto de elaboración y las vacas de las que se obtiene la leche.

Platos y recetas con burrata

La burrata puede estar presente en cualquier plato que requiera queso fresco, mas su sabor le hace reinar en el plato en el que participe, con lo que es mejor que no sea acompañada con alimentos con sabores muy fuertes. Además, su gran aporte calórico hace que se aconseje su consumo de forma moderada.

Es un perfecto acompañante para las verduras al horno, para la pasta o para hacer de una ensalada un entrante o primer plato consistente. Se conserva en frío, pero consume a temperatura ambiente.

Es otro queso más que aporta variedad a la cocina italiana, ya que puede usarse en diversos platos de pasta, pizzas, rellenos…

¿Y a ti, cómo te gusta más la burrata? ¿La has probado? ¿Ocupa un lugar entre tus quesos favoritos? Comenta y comparte 😉

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *